columnalogo-cofavic

Denuncia y no renuncia

A veces priva el miedo a represalias posteriores y en otros casos las víctimas tienen desconfianza en las instituciones, pero esas barreras hay que superarlas y comprender que  la denuncia es el mecanismo más importante para reducir la violencia, en cualquiera de sus expresiones, bien sea física, psicológica, por razones de género, intrafamiliar o asociada a violaciones a los derechos humanos.

Todas las personas están en la obligación y tienen el derecho a denunciar cuando han sido víctimas. Además de buscar que se haga justicia y se sancione a los responsables, también es importante establecer precedentes pues de esa manera se contribuye a prevenir nuevos hechos de violencia.

En Venezuela, la denuncia ante una violación a los derechos humanos puede formularse ante el Ministerio Público,  la Defensoría del Pueblo o un órgano de policía. Sin embargo, también las víctimas pueden acudir a las Organizaciones No Gubernamentales de derechos humanos para pedir orientación y asesoría sobre cómo se formula y cuáles son sus derechos.

En el caso de un hecho de violencia, el Ministerio Público tiene como rol principal dirigir la investigación, formular la acusación y solicitar la aplicación de la penalidad correspondiente. La finalidad del proceso penal es establecer la verdad de los hechos, por lo que el Ministerio Público debe aportar todos los elementos recabados, incluso aquellos que son favorables para el imputado o acusado.

Es fundamental denunciar porque de esa manera se activa la defensa de los derechos de las víctimas: derecho a la verdad, a la justicia, a la reparación y a que el Estado adopte las medidas necesarias para que el hecho denunciado no se repita. Y para  que ese proceso se inicie y comience a transitarse el camino de cumplimiento de esas obligaciones, es fundamental denunciar, porque es el único medio que permite que se conozcan y se visibilicen las violaciones perpetradas.

A lo largo de 28 años, COFAVIC ha promovido que la víctima ubique un propósito que la ayude a transitar el proceso de reparación, pero también que identifique metas a corto, mediano y largo plazo. La mayoría de las veces, las personas se dan cuenta que en la constancia e independencia de sus acciones se fortalece su lucha y que a pesar de los obstáculos y limitaciones logran pequeñas y grandes acciones en pro de la tolerancia, la lucha por la no discriminación, el respeto por los derechos humanos y los valores democráticos.

A partir del testimonio de cada víctima, del relato de su sufrimiento individual, es posible conocer la trascendencia de los casos en un ámbito mucho más general, un ámbito colectivo y comunitario. Sin pensarlo, cada víctima se convierte en un actor social, determinante para la recuperación de la memoria histórica y la superación de la impunidad.

¿Qué debe contener una denuncia? Esta puede presentarte de manera escrita y debe incluir la siguiente información: 1) Datos del denunciante: nombre, edad, cédula de identidad, oficio, teléfono, domicilio y relación con la víctima. 2) Datos de la víctima: nombre, cédula de identidad, nacionalidad, edad, oficio, domicilio. 3) Otros datos relevantes: vínculo con la comunidad, agresiones anteriores, lugar de trabajo de la víctima, entre otros; 4) Tipo de agresión: desaparecido, asesinado por abuso de autoridad, disparos indiscriminados, tortura, detención arbitraria, amenazas. 5) Narración de los hechos denunciados: quién hizo qué, cómo, cuándo, dónde y por qué pasó. 6) Descripción de los agresores: cuerpo policial, militar u otro al que pertenecen, detalles como por ejemplo: número de matrícula del vehículo que hayan usado en el hecho y número de placa personal de los funcionarios implicados (si las tiene). 7) Pruebas que se pueden aportar: declaraciones de testigos, con su nombre, cédula de identidad, edad, domicilio y oficio. 8) Recursos y documentación presentada a las autoridades, si ya ha puesto la denuncia en otra institución. 9) Peticiones a las autoridades competentes: que se abra una investigación judicial para determinar responsabilidades, que se aplique castigo a los culpables y que se indemnice a los familiares.

Una vez que se ha tramitado la denuncia en el órgano competente y que ésta llega a la Dirección de Derechos Fundamentales del Ministerio Público, le asignan un fiscal.

Es recomendable que el denunciante con regularidad visite las instituciones en donde ha denunciado y realice un seguimiento sistemático del caso para obtener información actualizada. Se recomienda que organice su propio archivo o  carpeta en la que recopile toda la información que se obtenga y copia de las diligencias que realice.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *